jueves, 10 de noviembre de 2011

Libertad condicionada

“Ah, este ya es el sonido de la primavera…”. Obdulio Melón iba caminando al trabajo. Le gustaba pasear y el buen tiempo le había animado a hacerlo de buena mañana. Y es que Obdulio Melón estaba ese día exultante. No era para menos. Hacía un sol radiante, la temperatura empezaba a ser más cálida y la tierra renacía bajo sus pies. Con paso decidido y alegre se dirigía a su destino. “No cabe duda de que soy un tipo con suerte”, iba pensando. “Estoy en la flor de la vida, tengo salud, gente que me quiere… Ahora voy a trabajar y haciendo algo que me encanta, y encima con buenos compañeros. Y por si fuera poco este día tan extrordinario…”.


Andaba en sus felices pensamientos cuando recordó que llevaba tabaco encima. No fumaba a menudo, solo en reuniones agradables y en momentos especiales. Y qué duda cabe que se encontraba inmerso en un instante especial. Le pareció el súmmum de la libertad poder encender un cigarro en ese momento inesperado y disfrutarlo tranquilamente. Era increíble. Nadie podía impedírselo, solo tenía que sacar el paquete de la mochila, extraer el cigarro y ponérselo en los labios. Y acto seguido la maravillosa primera calada…


Obdulio llevó a la acción sus pensamientos. Sacó el paquete de la mochila, extrajo el cigarro, se lo puso en los labios. Pero cuando fue a encenderlo se dio cuenta de que no estaba. De su boca pendía la boquilla, pero nada del resto. Sorprendido buscó en el paquete, pero no encontró nada. Miró por el suelo, pero nada de nada. Con los ojos muy abiertos y la cabeza gacha guardó el tabaco y siguió su camino, menos alegre ahora. Por lo visto no somos tan libres…

No hay comentarios:

Publicar un comentario